Un estudio demuestra que nadie entiende las rotondas

* Un informe de Automovilistas Europeos Asociados señala el incremento de la accidentalidad en las glorietas, especialmente fuera de las zonas urbanas. Se observa un incremento en la frecuencia de los accidentes.

Con los datos en la mano, la conclusión parece indiscutible: los conductores españoles no entienden las rotondas. De hecho, un estudio recién publicado por Automovilistas Europeos Asociados (AEA) demuestra que “en las intersecciones de carretera donde existe una rotonda giratoria se observa un incremento en la frecuencia de los accidentes” en los últimos años. Entre 2012 y 2016 el número de percances mortales en este tipo de cruces ha crecido un 131% (de 16 se ha pasado a 37), mientras que en las situadas en zonas urbanas el incremento fue del 86,7% (de 15 a 28).

El elemento de la red viaria que más debate genera en los bares y en las redes (es uno de lostemas preferidos de la DGT y de la Guardia Civil en Twitter) lleva de la mano algunas cifras preocupantes. En 2012 se produjeron en este tipo de cruces 27 de cada 100 accidentes (2.355 sobre un total de 8.477); en 2016 el porcentaje aumentó hasta casi el 34% (3.374 frente a 9.701). En zonas urbanas también se aprecia un incremento, aunque menor: del 16% de 2012 al 18% de 2016.

La gravedad de los accidentes, además, también crece. Las cifras indican un incremento en el número de fallecidos en carretera (58,3%) y también en el de heridos (37,33%). Este aumento se repite en las rotondas de las poblaciones, donde el número de muertes en 2016 aumentó un 55,5% respecto a 2012, y el de heridos un 40,8%.

 

En Automovilistas Europeos Asociados, sin embargo, consideran que estas infraestructuras giratorias son adecuadas para regular las intersecciones debido a la pérdida de prioridad que imponen a todas las vías que en ellas confluyen”. Además, destacan su eficacia como un elemento reductor de la velocidad.

No obstante, aparte de que los conductores necesiten más formación para el uso correcto de las glorietas, los autores del estudio hacen hincapié en que la implantación de rotondas inadecuadas puede provocar un incremento de la accidentalidad. Por eso, en AEA proponen la realización de auditorias técnicas que determinen si el elemento construido en cada lugar (miniglorietas, glorietas dobles, glorietas partidas, semaforizadas, turboglorietas, etc.) resulta el más adecuado en función del tráfico.

Fuente: motor.elpais.com