Trabajo no reconocido detiene el desarrollo de las mexicanas: ONU

En México, seis de cada 10 mujeres se ganan la vida en la economía informal, lo que las deja sin protección social y con acceso limitado a servicios públicos e infraestructura.

Por ello, la representación de ONU Mujeres en el país advierte que la agenda gubernamental y legislativa no solo tendría incluir acciones contra la violencia de género —un problema que suele captar la atención pública—, sino, con todavía más fuerza, medidas para incrementar la productividad laboral y Qlos ingresos de las mexicanas.

Recomendamos: Diputadas reclaman al Inmujeres falta de claridad en plan contra violencia

“(Hacemos) un llamado hacia garantizar la protección social de las mujeres como un elemento indispensable para el desarrollo sostenible”, dijo a ADNPolítico Juliette Bonnafé, especialista de Programas en ONU Mujeres México.

El panorama

Bonnafé destacó que es fundamental la inserción laboral de las mujeres en México. De acuerdo con la especialista, en el país solo 43% de las mujeres participa en el mercado laboral, frente a 68% de los hombres.

“Estas cifras colocan a México en los casi últimos lugares de toda América Latina en materia de inserción de las mujeres al mercado laboral; es decir, en comparación de otros países, las mujeres mexicanas están muy poco integradas en el mercado laboral”, dijo.

Esto sin contemplar que, antes de la sentencia emitida por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) en diciembre, más de 2 millones de empleadas domésticas no tenían una vía legal para acceder a prestaciones y seguridad laboral.

Según la ONU, uno de los factores que más ha impactado en la baja inserción de las mujeres en el mercado laboral es la carga de trabajo no remunerado —principalmente tareas del hogar— y de cuidados de niños y personas mayores, enfermas o con discapacidad.

Tal carga, agregó Bonnafé, es como un “subsidio invisible” que equivale a 23% del PIB.

Es un trabajo invisible no reconocido, no remunerado y que no es justo que recaiga principalmente en las mujeres, de ahí nuestro llamado a (proveer) sistemas de protección social”.

Juliette Bonnafé

Estos sistemas tienen el objetivo de que el Estado implemente una “política nacional de cuidados”, que a su vez permita liberar a las mujeres de la carga de trabajo no remunerado para invertir su tiempo en lo laboral.

Algunos ejemplos de los sistemas de protección social que propone ONU Mujeres son:

Escuelas de tiempo completo, con servicios especializados y de calidad para las personas menores de 18 años.
Centros diurnos para las personas adultas mayores.

Bonnafé contrastó que, por ejemplo, en el caso de un hombre que vive en la Ciudad de México, su jornada es salir de casa, ir al gimnasio, de ahí al trabajo, quizá después a un diplomado y al final de regreso a casa.

Mientras tanto, el día “típico” de una mujer es salir de casa, llevar a los niños a la escuela, trasladarse al trabajo, después hacer las compras, ir a casa de algún familiar enfermo, recoger a los niños y volver.

“Esto nos da una idea de la diferencia de carga. Todo esto es muy injusto porque socava la independencia económica de las mujeres, y aun así carecen de la protección social”, dijo.

Los objetivos

Bonnafé aplaudió que México tenga su primer Congreso con paridad. El siguiente paso, señaló, es empujar más la igualdad entre hombres mujeres, y la clave para lograrlo es que todas las acciones legislativas estén orientadas a objetivos de desarrollo sostenible.

Recordó que, en 2017, los estados miembro de la ONU se pusieron 17 objetivos para 2030. Dentro de estos objetivos, uno es alcanzar la igualdad de género.

La idea para alcanzar el desarrollo sostenible es que aporten tanto mujeres y hombres a la productividad y a la economía nacional”.

Además, el gobierno también debe atender la agenda de la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (Cedaw), el instrumento internacional más importante en materia de derechos para la mujer.

Estos instrumentos, destacó la experta, podrían servir como una ruta para el Congreso y el gobierno.

“En ONU Mujeres nos parece fundamental la corresponsabilidad del Estado, los hombres y las mujeres en términos de equidad”, enfatizó.

¿Qué propone la ONU?

Para garantizar la protección social de las mujeres, la ONU insistió en que el Estado debe:

-Implementar una política nacional de cuidados: invertir en más y mejores servicios.

-Desarrollar programas y campañas para cambiar los estereotipos (¿es normal que la mujer cuide y el hombre sea el proveedor?).

-Reconocer, con protección social, el trabajo de cuidados.

Fuente: ADN político