Solo 3 de cada 10 profesionales en el ámbito de la investigación en el mundo son mujeres

Menos del 30% de los investigadores en todo el mundo son del género femenino. Aun así, España es uno de los países con mayor tasa de representación femenina en el ámbito de las STEM

Madrid.- Natalia Larrea, Esther Fernández o Andrea Martínez comienzan a escribir el imaginario colectivo de la ciencia y la tecnología en España con voz y rostro de mujer. Ellas han logrado alcanzar la cumbre en las profesiones STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas de sus siglas en inglés). Sin embargo, todavía queda camino para que haya una verdadera representación igualitaria de hombres y mujeres en estos sectores y algunas de las causas de esta presencia minoritaria de ingenieras, informáticas, arquitectas o científicas se encuentran en la falta de referentes en la vida real, en los medios de comunicación, en los libros de estudio, en los estereotipos sociales y en la estigmatización de esta opción profesional. Pese a ello, algunas mujeres empiezan a abrir camino a las presentes y futuras generaciones.

Solo 3 de cada 10 profesionales en el ámbito de la investigación en el mundo son mujeres

Movimientos como el 8M, días internacionales dedicados especialmente a la mujer y la creación de espacios dedicados a estimular el talento femenino son fundamentales para visibilizar las carencias que todavía siguen existiendo para alcanzar una igualdad real. Porque, pese a que el 54% de los universitarios en nuestro país son mujeres, solo el 25% de los estudiantes matriculados en grados de Ingeniería y Arquitectura en España son mujeres, según datos del Instituto de la Mujer. En carreras como Informática, ese porcentaje se reduce a un 12%, un porcentaje que se acerca a los datos de la UNESCO que indican que todavía hoy solo 3 de cada 10 profesionales en el ámbito de la investigación en el mundo son mujeres.

A pesar de que todavía queda recorrido por hacer, en España algunas mujeres han logrado llegar a lo más alto en el ámbito de las profesiones STEM. Así lo avalan los datos del último informe de EUROSTAT que señalan que, en España, el 26,4% de los científicos e ingenieros en las empresas de alta tecnología son mujeres, un porcentaje que, aunque queda lejos de la representación equitativa, dejan a España en buena posición respecto de la media en Europa (de un 19,8%). De hecho, nuestro país figura en el cuarto puesto de representación femenina, solo por detrás de países como Islandia, Bulgaria y Croacia.

Mujeres en la cumbre de las STEM

No es la única mujer en haber alcanzado el estrellato profesional en el ámbito de las STEM. Esther Fernández Díaz, egresada en el Máster de Ingeniería en Ingeniería Industrial por la UAX, fue galardonada por la Fundación Rodolfo Benito Samaniego, una institución que reconoce el talento de jóvenes ingenieros que, como ella, han destacado por proyectos relacionados con el desarrollo de importantes aplicaciones sociales. Asimismo, Andrea Martínez Maroto, egresada de Ingeniería de Caminos, Canales y Puertos por la misma universidad, es actualmente finalista en los prestigiosos premios WICEAWARDS, The European Women in Construction & Enginereing Awards, en la categoría Best Woman Rail Engineer 2019, encargados de acercar las industrias técnicas a las mujeres, poniendo a otras como referentes y situándolas en primera línea para que las empresas del sector capten este talento y lo incluyan en sus filas.

Impulsar la igualdad y el potencial de sus alumnas fomentando valores que rompen las barreras de género son parte de la filosofía de la UAX

Ellas son la punta visible de esta carrera de fondo por la igualdad y el empoderamiento femenino en el ámbito de las STEM y, como señala Laura Abad, doctora en ciencias físicas y profesora de la Escuela Politécnica Superior de la UAX, “en todas las titulaciones de nuestra universidad tenemos ejemplos de mujeres con un expediente académico excelente. De hecho, muchas de las mujeres egresadas de la UAX, como Esther, Andrea o Natalia, están ocupando puestos directivos en empresas como Acciona, Ferrovial, Deloitte, así como en los colegios profesionales, como es el caso de María Nuño Valdés, Senior Management en PwC y vicedecana del Colegio Oficial de Ingenieros de Telecomunicación” puntualiza.

Trabajo presente y futuro

Impulsar el talento femenino en las carreras y profesiones STEM resulta crucial, ya que, teniendo en cuenta que la introducción de la digitalización y la tecnificación en muchos puestos de trabajo va a ser la norma imperante, resulta imprescindible trabajar desde ya en la formación de estos conocimientos. Un empuje que vienen haciendo instituciones universitarias como la UAX a través de su amplia oferta de grados en estas carreras, donde el porcentaje de alumnas matriculadas en los Grados en Ingeniería de Sistemas de Telecomunicación, en Ingeniería Aeroespacial, en Arquitectura y en Ingeniería de Diseño Industrial y Desarrollo de Producto, puede estar entre un 30% y un 35%, mientras que en otras, como Grado en Ingeniería Civil en Construcciones Civiles o el Grado en Ingeniería Mecánica solo hay un 10% de mujeres.

Impulsar la igualdad y el potencial de sus alumnas, fomentando valores que rompen las barreras de género y anticiparse a las demandas sociales y una realidad laboral, cada vez más digitalizada y tecnificada, son parte de la filosofía de la UAX. De hecho, si no hay un cambio, la brecha salarial (sueldos, tiempos de trabajo y pensiones) podría aumentar, ya que, al ser minoría en estos sectores, las mujeres tendrán más difícil poder acceder al mercado laboral en igualdad de condiciones. Incluso, también puede ser perjudicial para aquellas que ocupan puestos de trabajo ejecutivos, productivos o manuales, donde la automatización digital acabará sustituyendo buena parte de sus funciones. Pero este cambio estructural no solo corresponde a las mujeres o futuras estudiantes de carreras de STEM, asimismo debe producirse un cambio transversal que recorra desde el ámbito académico hasta el empresarial.

En el caso del ámbito académico, Laura Abad señala la importancia de “dar mucha más visibilidad, a “las mujeres ocultas” de la historia y empezar desde los colegios a promocionar las vocaciones de las niñas con referentes”. Mientras que, en el ámbito profesional, si bien es cierto que “en el mundo de ciencias e ingenierías son frecuentes los viajes a congresos o viajes de trabajo y una consultoría, por ejemplo, demanda muchas horas de dedicación que pueden hacer incompatibles roles tradicionalmente asumidos por la mujer, como el cuidado de los hijos, afortunadamente todo esto está cambiando y muchas empresas aplican ya una política de conciliación laboral y familiar”, asegura Laura.

El último umbral que debe romperse es el estereotipo social y en este sentido Laura Abad se muestra clara “las mujeres pueden trabajar igual de bien que los hombres, son muy responsables y saben mantener la calma y liderar equipos y proyectos, y las matemáticas, el mecanizado, la robótica, el diseño de puentes, casas, carreteras, e incluso el espacio también son cosas de chicas” concluye.

Fuente: El Mundo