México reduce brecha de género, avanzó en tres de los cuatro subíndices: WEF

Los avances en igualdad de género a nivel global se han cerrado en un 68 por ciento, que representa un incremento respecto al año anterior, al registrarse una tendencia positiva en 89 de los 149 países analizados que toman en cuenta cuatro categorías: oportunidades económicas, poder político, nivel de educación y acceso a la salud.

En este contexto, México redujo su brecha de género al registrar un avance del 72.1 por ciento, con lo que pasó del puesto 81 al 50, una posición por delante de los Estados Unidos (51) en el índice de Brecha Global de Género del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) presentado el pasado mes de diciembre.

México muestra una mejora en los cuatro subíndices, revirtiendo la tendencia a la baja del año pasado, con un progreso particularmente fuerte en la paridad de género en las mujeres en el parlamento, así como una esperanza de vida saludable.

Nuestro país avanzó en tres de los cuatro subíndices; en el rubro de participación y oportunidad económica paso de 51 a 57 por ciento; en el índice de salud y supervivencia, pasó del 97.7 a 97.9 por ciento; en el rubro de empoderamiento político de 27.6 a 33.5 por ciento, y en educación se mantuvo en 99.6 por ciento.

Uno de los factores que hizo crecer el empoderamiento político de las mujeres fue la paridad parlamentaria, que pasó de 74.2 por ciento en 2017 a 93.1 por ciento en 2018, destacó la WEF.

Además, el organismo señala que los legisladores, altos funcionarios y gerentes, y el ranking de profesionales y trabajadores técnicos que no estaban disponibles para México en los años anteriores, lo estuvieron este año.

México no es el único país en la región donde la brecha de género disminuyó durante 2018, Nicaragua (80 por ciento) es el país de América Latina con mayor igualdad entre hombres y mujeres y el único en el top 5 fuera de Europa del Norte.

Chile, gracias también a un mayor número de mujeres en el parlamento, también avanzó en comparación con el año pasado y ocupa el lugar (36), mientras Colombia ocupa el puesto (40). Brasil la economía más grande de la región ocupa el sitio (95) con un avance del 68.1 por ciento, con lo cual se ubica en su peor nivel desde 2011.

El Índice de Brecha de Género Global fue introducido por el Foro Económico Mundial en 2006 como un marco para capturar las disparidades de género y medir su progreso a lo largo del tiempo.

Techo de Cristal en puestos de poder

El Informe destaca que la brecha de género más grave se observa en el indicador de empoderamiento político, donde se ha cerrado un 22 por ciento, lo que implica que las mujeres en esta proporción forman parte de parlamentos, dirigen ministerios o están a la cabeza de Estados.

Las mujeres son actualmente jefas de Estado en solo 17 de los 149 países analizados en el Informe Global de Género, un poco más del 11 por ciento.

“En los últimos 50 años el promedio de permanencia de una mujer como jefa de Estado o primera ministra en los 149 países ha sido de solo 2,2 años”.

La situación mejora levemente a nivel de gabinete, con el 18 por ciento de ministras en todo el mundo, mientras que, en los parlamentos, solo el 24 por ciento de los representantes son mujeres.

Uno de los países que sobresale en este campo es Ruanda, que tiene la mayor proporción de mujeres en el parlamento del mundo: el 61,3 por ciento. Lo que ayudó al país a colocarse en el sexto lugar en la clasificación general.

Por otra parte, las mujeres ocupan solo el 34 por ciento de los cargos directivos en los países donde hay datos disponibles, y menos del siete por ciento en los cuatro países con peor desempeño (Egipto, Arabia Saudita, Yemen y Pakistán).

Sin embargo, hay puntos brillantes, donde se ha logrado un progreso significativo. La paridad total en este indicador ya es una realidad en cinco países (Bahamas, Colombia, Jamaica, República Democrática Popular Lao y Filipinas); y en otros 19 países hay al menos el 40 por ciento de mujeres en cargos directivos.

Fuente: Sem México