Mexicanas rompen el techo de cristal con fútbol y estudios

* Las mexicanas Desirée Monsiváis, Cristina Ferral y Rebeca Bernal destacan su doble rol como jugadoras y universitarias para enfrentar la desigualdad de género.

México.- La ciudad de Monterrey, al norte de México, quiere asumirse como la capital del fútbol femenino. Sus equipos, las Rayadas y Tigres, contendieron en la pasada final de la Liga y aportaron siete futbolistas a la selección absoluta de su país que ganó la medalla de oro en los Juegos Centroamericanos. Las jugadoras han despegado bajo un principio distinto, poco común, en la categoría masculina: la universidad, un medio para romper con la brecha salarial.

Antes sin Liga, las futbolistas mexicanas buscaban cualquier tipo de competencia semiprofesional para intentar ganarse un sitio en el combinado nacional. Así que voltearon hacia el espejo del fútbol estadounidense, tricampeonas del mundo. Una de sus claves era el deporte colegial que servía de trampolín para clubes profesionales no solo en fútbol, también para la NFL y la NBA. El Tecnológico de Monterrey adoptó un modelo similar, en el que ofreció becas a sus deportistas las cuales, en algún punto, podían mantener cierta esperanza de vivir del fútbol.

Muy pocos hombres han cursado una carrera universitaria a la par de su trayectoria como futbolista en México. El caso más mediático ha sido el de Hugo Sánchez. Antes de marcharse a España con el Atlético concluyó la licenciatura en Odontología en la UNAM. Otros antiguos jugadores del Tri fueron los porteros Félix Fernández y Luis Michel, quienes tienen un título en pedagogía y en ingeniería industrial, respectivamente. Del conjunto mexicano que compitió en el Mundial de Rusia 2018 ninguno se matriculó en alguna carrera. En el plano internacional, Giorgio Chiellini, defensor de la Juventus y de Italia, tiene un doctorado en Economía.

Tres mexicanas, al saber que aún no hay un negocio redituable en la Liga de su país, han blindado su currículo. Rebeca Bernal estudia para ser psicóloga organizacional; Desirée Monsiváis es arquitecta y tiene un posgrado en ingeniería y administración de la construcción, y Cristina Ferral completa su maestría en finanzas

Desirée Monsiváis: una arquitecta en medio de Kazajistán

El primer recuerdo que Desirée Monsiváis (Gómez Palacio, 1988) tiene del fútbol es un balón blanco del Necaxa. Le tenía aprecio porque dejaba ver la recámara rosa de la pelota. Empezó a jugar por los barrios calurosos del Estado de Durango hasta que alguien le dijo “te pueden becar por jugar al fútbol”. Así que se propuso viajar al centro del país para estudiar en las Universidad de las Américas en Puebla. Allá terminó sus estudios en Arquitectura. “Me fui sin ningún peso, vendiendo hamburguesas, boteando (pidiendo dinero) en las esquinas”, recuerda la atacante que hacía los deberes de sus compañeros para ganar un poco de dinero extra.

En Monterrey jugó con el equipo representativo del Tecnológico y, paralelamente, estudió la maestría en ingeniería y administración de la construcción. “Cuando anunciaron la Liga femenina no tenía un equipo donde entrenar, hasta que un entrenador me dijo ‘vente para Rayadas”, explica. Mientras hacía su tesis de maestría, jugó unos meses en Canadá a finales de 2014. Con el título recién impreso, fue reclutada por un equipo de Kazajistán, el Biik Zazygurt para jugar un año. Ahí nadie hablaba español, solo algunas inglés. “Quise a meterme a aprender ruso, pero era un pueblito donde no había escuelas”, comenta.

México ha recibido con optimismo el fútbol de femenino. La final entre Tigres y Monterrey fue vista en el estadio por 51.211 aficionados. Este mismo enfrentamiento se repitió la semana pasada, en temporada regular, con más de 37.601 asistentes. “¡Qué padre, la gente nos apoya! Y está creyendo. De repente uno piensa que es moda y que se va a acabar, ojalá que no se acabe”, explica Monsiváis, “en el lado realista: los accesos son muy baratos, ¿cuántos boletos no se han regalado? No es un negocio redondo como tal, falta todavía que las marcan crean en el proyecto femenino para que en consecuencia suban el sueldo, hagan mejores motivaciones económicas para que una como futbolista te dediques plenamente a tu profesión”.

¿En qué se fallan los medios de comunicación al cubrir el fútbol de las mujeres?, se le pregunta. Monsiváis pasa sus dedos por encima de la medalla y critica: “se equivocan en la seriedad que le dan a la hora de actualizarse en la información. En los partidos a veces no se saben el nombre de la jugadora. No investigan el currículum”.

Rebeca Bernal: la defensa del hoy, la psicóloga del mañana

A sus 20 años, Rebeca Bernal (Tampico, 1997) ha competido en tres Mundiales y es la capitana de las Rayadas. Cuando habla, parece que vive en otro tiempo, en el futuro. “Al fútbol femenino puede que le pegues, y a lo mejor puedes vivir en eso, pero es más difícil que un hombre. Un hombre puede llegar a vivir y hacer su vida como futbolista profesional. Hasta el momento una mujer, no”, opina mientras flexiona su pierna derecha.

Por las mañanas estudia psicología organizacional en la universidad privada más grande de México; por las tardes, bajo el perpetuo sol de Monterrey, lidera la defensa. “Puedes vivir, pero no te va a ser vasto. En un futuro tener una carrera, un título, te ayuda mucho más como mujer. Estudiar te hace mejor persona, te hace ver de un modo diferente las cosas. Ser más madura”, dice quien tenía a una sola referente, Maribel Domínguez, la gran futbolista mexicana que pidió poder jugar en un club masculino en Segunda División y su intención rechazada por la FIFA a causa de su género.

Bernal se enteró de la fundación de la Liga cuando jugaba, en su primer año, en la universidad. Para ella el fútbol de hombres y mujeres es distinto en la cancha y en la perspectiva. “Él puede vivir del fútbol. La mentalidad de la mujer es mucho de esfuerzo: estudiar y jugar. A lo mejor el hombre no le inculcaron que la escuela es primordial”, considera.

Las tres futbolistas pasean por el campus universitario con las remeras de sus clubes y con las medallas colgando de sus cuellos. Imposible no notarlas. Caminan sin el temor de que las aborden para pedirles una selfie o un autógrafo. Algunos les reconocen, les piden una fotografía y ellas sonríen. Esto apenas comienza para ellas.

Fuente: El País