Las mujeres podrían haber sido las primeras matemáticas de la historia

Un hueso de poco más de 10 cm hallado en África podría tener la clave del origen de uno de los rasgos principales de la mente humana: la capacidad de pensamiento matemático.

El llamado hueso Ishango, que tiene una antigüedad aproximada de 20.000 años y se exhibe actualmente en Bélgica, podría demostrar que los primeros registros matemáticos conocidos fueron realizados por mujeres.

Ésa es la hipótesis que ha venido difundiendo en diversos artículos el investigador español Francisco A. González Redondo, profesor de Historia de la Ciencia en la Universidad Complutense de Madrid, UCM.

“Lo que nos preguntamos es si los primeros homo sapiens que sintieron la necesidad vital de hacer recuentos matemáticos no serían mujeres”, señaló el académico a BBC Mundo.
El hueso Ishango contiene una serie de muescas que habrían sido registradas por mujeres, según una interpretación conocida como la “conjetura Zaslavsky”.

Y esa hipótesis estaría reforzada, según González Redondo, por piezas halladas en la Cueva de Altamira, en el norte de España.

“La expresión ‘Conjetura Zaslavsky’ es una aportación original que presentamos con dos colegas por primera vez en un artículo publicado en la revista Dynamis en 2010”, señaló González Redondo.

“Claudia Zaslavsky fue una etnomatemática estadounidense especialmente interesada en destacar que África cuenta, en el doble sentido de que debe ser tenida en cuenta, y de que allí se contó a la vez o antes que en Europa”.

La etnomatemática estadounidense Claudia Zaslavsky planteó la posibilidad de que las muescas en el hueso Ishango no representaran solo períodos lunares, como se creía, sino ciclos menstruales.
Fue Zaslavsky quien interpretó en forma original el significado del hueso Ishango, que fue hallado en 1960 en la localidad de Ishango, en las proximidades del Lago Eduardo en lo que en ese entonces era el Congo Belga.

La etnomatemática planteó la posibilidad de que las muescas en el hueso no representaran solo períodos lunares, como se creía, sino ciclos menstruales.

Fuente: BBC