Crónica de una inconformidad

Por Ing. Reyna Xochitl Almanza Peñaloza

¿Alguno de ustedes ha iniciado algún proceso de inconformidad a un fallo? Creo que muchos no lo hacen porque piensan que no sirve de nada, lo he escuchado muchas veces en este ámbito. Pero qué pasa si eres de los que, si cree en la transparencia, que sabes que tienes los elementos que indican que todo está a tu favor, que crees que la Convocante va a asumir su responsabilidad y la resolución final será positiva.

Hemos visto en los últimos años como la Obra Pública se ha ido corrompiendo, prácticamente ya no vale de nada la experiencia técnica, el currículo de la empresa, la capacidad, en estos tiempos vale más ser el amigo, el compadre, el líder de alguna organización, el presta nombre del funcionario público para que te sea asignado directamente un contrato o para que te inviten a participar en una simulación llamada invitación a tres empresas o en una licitación pública nacional, donde casi todos por no decir todos los contratos tienen nombre y apellido. Yo no sé si así sea en todo el País, pero por lo menos en Chiapas así es. La Ley de Obra Pública y Servicios Relacionados con las Mismas así lo ha permitido y creo que ya va siendo hora de revisarla y adecuarla para que realmente funcione para todos los empresarios que nos dedicamos a la construcción.

Ahora, regresando al tema, hace unos meses, para ser exacta, el 7 de junio de 2018, participe con mi empresa en una licitación pública nacional, por ahora omitiré nombres, por aquello que el procedimiento todavía (17 de septiembre de 2018) está en proceso, a este concurso nos presentamos 3 empresas.

El día 14 de junio de 2018, se lee el acta de fallo y se informa que derivado de la evaluación de las propuestas realizada por el mecanismo de puntos o porcentajes de la documentación e información proporcionada, desechan a una de las empresas por no cumplir con varios puntos e informan que las otras 2, entre ellas la mía, son solventes del resultado de la evaluación técnica, por lo tanto proceden a la evaluación económica. De tal forma que a la hora de asignar puntos, le dan más puntos a la otra empresa en la evaluación técnica y con la combinación de su propuesta económica, la puntuación sale más alta y por lo tanto el fallo sale a su favor.

Los que nos dedicamos a esto desde hace años sabemos, que las evaluaciones técnicas son subjetivas, esto es, no hay parámetros fijos para poner calificaciones, es en esta parte donde la convocante puede ser parcial para dar puntos a su conveniencia y evaluar de forma arbitraria.

Por lo que decidí inconformarme por el proceso de licitación e ingresé la documentación requerida el día 21 de junio de 2018 al Órgano Interno de Control de la Convocante, ya que así lo marcaba en las bases de licitación. El documento fue en este sentido: Así mismo es de señalarse que la Convocante no tomo en consideración parámetros y su correspondiente valoración en puntaje de la capacidad del licitante. He de apuntar que el concurso se llevó a cabo en Chiapas, pero que el proceso de inconformidad lo tengo que llevar a cabo en la Ciudad de México.

Con fecha 27 de junio de 2018, recibí comunicado que mi inconformidad se admitió a trámite, aunque también se me informa que la obra no se suspenderá porque representa una cuestión de orden público e interés social, que debe salvaguardarse por disposición legal y constitucional ante el particular que cuenta solo con un interés individual. Sé que la obra en cuestión es importante para una localidad, pero también sé, que en realidad lo que ellos mencionan como que es de interés particular no es así, porque finalmente no es para mi bien, es para el bien de muchas familias del personal que trabaja conmigo, hubieran sido también beneficiadas con este trabajo.

El día 12 de julio de 2018, la Convocante manifestó improcedente la inconformidad, poniendo una serie de alegatos. Pero en base al artículo 89 de la Ley de Obras Públicas y Servicios Relacionados con las Mismas, en donde menciona que el inconforme tendrá tres días hábiles a aquel en que se tenga por recibido el informe circunstanciado, conforme derecho a ampliar sus motivos de impugnación, cuando del mismo aparezcan elementos que no conocía, decido el día 27 de julio de 2018 presentar un escrito con la ampliación de la inconformidad.

Se preguntarán ¿Por qué? Bueno porque casualmente y al tener acceso a la propuesta que presentó la otra empresa para la licitación, en su documentación técnica, me doy cuenta que dentro del AT2 que se refiere al: Procedimiento Constructivo de Ejecución de los Trabajos, un documento que es vital para saber cómo es que la empresa constructora va a realizar los trabajos para el que lo van a contratar, esta empresa, presenta la descripción de otro tipo de obra, que lleva otro tipo de proceso diferente, con diferentes materiales y maquinaria, que revelaban que ni siquiera se dieron a la tarea de presentar bien su propuesta y yo me pregunto ¿para qué hacerlo bien si ya sabían que era para ellos? Y mi segunda pregunta es ¿no es motivo de descalificación el que una empresa me presente el procedimiento constructivo de otra obra diferente a la que la voy a contratar?

Pero también dentro del expediente me encuentro el contrato de obra y veo que a la empresa ganadora le dieron el 50% de anticipo para empezar los trabajos, todo estaría bien si no fuera porque dentro de las bases de licitación se mencionaba que el anticipo iba a ser del 30% y como sabemos, con eso se hacen varios cálculos para la propuesta económica, entre ellas el financiamiento que se va a tener.

Me dirán ustedes, pero eso no influye porque todas la empresas lo calcularon con el mismo parámetro, y si, así es, pero, si lo analizan detenidamente al dar un porcentaje de anticipo más alto la Convocante está manipulando ese dinero y no solo es de una obra, es de muchas.

Este punto merecería más análisis.

Como comenté anteriormente, el proceso se está llevando en la Ciudad de México, esto ha sido complicado porque hay que ir a allá a checar el expediente, ya que no me hacen ninguna notificación acá a Chiapas ni por mensajería ni por correo electrónico, la licenciada que lleva el caso trabaja dentro de la misma Dependencia y digamos que no es muy accesible, una vez me dijo que todo lo tenía que checar en el rotulón, que dicho sea de paso, creo que es obligación de ellos tenerlo con información al día y no tiene nada pegado, su pretexto fue decir que probablemente alguien se había llevado lo que había allí.

También ha sido complicado porque como mencione, el Órgano Interno de Control está dentro de la misma Dependencia, entonces hubo 2 semanas que estuvo detenido todo porque fue cerrada y esto fue porque un grupo de ciudadanos fueron a manifestarse y a quedarse allí durante todo ese tiempo, así que no había forma de saber cómo iba el procedimiento.

Y bueno cuando finalmente la Dependencia pudo retomar sus actividades, el día 23 de agosto de 2018, se admite a trámite el escrito de ampliación de la inconformidad, con lo cual, ahora le dan a la Convocante 3 días para rendir su informe circunstanciado.

Como podrán ver, esto se lleva su tiempo y mientras tanto, la obra se está ejecutando, pero como era de esperarse, al contratar a una empresa que no tiene la experiencia en ese tipo de obra y que no conoce el terreno, la obra digamos, no la está ejecutando como debería de ser, o por lo menos esa información me hicieron llegar hace unos días, parece ser que el procedimiento constructivo que están llevando a cabo, no es el correcto y lo peor, parece no importarles, no sería extraño ver otra obra pública que no sirve para lo que era su fin, como tantas que vemos de mala calidad y sin funcionar.

Por eso mismo hace algunas semanas publiqué una foto que parece ser a la Dependencia no les gusto para nada, no les gusto ver la calidad de los trabajos que ellos mismos contrataron, así pues, me mandaron una amenaza vía mensaje de whatsapp, donde me piden dejar todo en paz y ya no denunciar.

Obviamente me asusté, creo que no se vale llegar a ese punto, creo que si las cosas se hicieran bien, si fueran transparentes, no tendría por qué haber pensado siquiera en un procedimiento de inconformidad, un proceso que es desgastante y que me cuesta tanto económica como emocionalmente.

Lo peor es que como mencione anteriormente el proceso sigue, la convocante sigue argumentando a su favor y yo sigo pensando que las cosas en este País deberían de cambiar. Por lo tanto pregunto ¿Cuántos de ustedes han pasado por lo mismo?