Conoce las megaestructuras que desafían la física y la lógica

Cinco puentes impresionantes, maravillas de la ingeniería, para descubrir viajando. Son verdaderas obras de arte contemporáneas que nos regalan unas vistas impresionantes y que merecen estar en la lista de cosas qué tienes que ver.

El puente Vasco de Gama es un puente atirantado sobre el río Tajo, en Lisboa (fotoVoyager / Getty Images/iStockphoto)
El puente Vasco de Gama es un puente atirantado sobre el río Tajo, en Lisboa (fotoVoyager / Getty Images/iStockphoto)

Cuando viajamos descubrimos la arquitectura de allí donde vamos, hay edificios que impresionan por su historia, su belleza o por su diseño sorprendente y vanguardista, pero hay otro tipo de construcciones que, sin ser tan conocidos, son de vital importancia: los puentes. Su diseño va más allá de la mera funcionalidad, y arquitectos de todo el mundo han creado megaestructuras imposibles de realizar desafiando las leyes de la física y la lógica, fruto del avance de la ingeniería y la tecnología.

Los expertos en ingeniería de Eptisa han realizado una selección de algunos de los puentes más espectaculares del mundo.

Helix Bridge, Singapur

El Helix Bridge es un puente peatonal que adopta la forma de un tubo y permite atravesar desde Marina Bay hasta la zona del Marina Bay Sands Hotel en Singapur. El puente recibe su nombre por la doble hélice que recuerda a la estructura del ADN. Terminado en 2010, es el primer puente curvo del mundo y cuenta con 280 metros de longitud para los peatones. Además, tiene cuatro plataformas de observación ubicadas en lugares estratégicos que ofrecen vistas impresionantes de la ciudad, y cada noche, se ilumina creando efectos visuales increíbles.

Golden Bridge, Vietnam

Los turistas que visitan los montes de Ba Na, en el centro de Vietnam, pueden sentirse sujetos por los dioses al pasear por el ‘puente dorado’, una pasarela colgada del abismo y sostenida por enormes manos abiertas hacia el cielo que parecen brotar de la montaña. El puente se encuentra a más de 1.400 metros de altitud y tiene una longitud de 150 metros de largo. Y aunque las manos tienen la apariencia de roca cubierta de musgo, como si llevaran allí siglos expuestas a los elementos, están hechas de acero y fibra de vidrio y simbolizan al dios de la montaña.

Gateshead Millennium Bridge, Reino Unido

Se trata de un puente basculante para uso peatonal y ciclista que une las dos orillas del río Tyne, en Newcastle, Inglaterra. El puente también es conocido como “puente de los guiños” debido a su forma y al modo de elevación pues recuerda el abrir y cerrar de ojos. Su estructura utiliza ingeniería de precisión para inclinarse hacia adelante y hacia atrás, y así dejar pasar las embarcaciones por debajo de ella. Cada apertura y cierre dura cuatro minutos y medio, y una sirena avisa de que la maniobra va a empezar.

Lupu Arch, Shanghái, China

El puente Lupu Arch, terminado en 2003, es el segundo puente de arco de acero más largo del mundo, cruza el río Luban y se encuentra al sur de Shanghái. Tiene una longitud total de 3.900 m y su cuerpo principal tiene forma de arco, como un arcoíris volando sobre el río. Se trata de una hazaña de ingeniería pues su estructura está completamente soldada en acero. Posee seis carriles y dos pasarelas peatonales para hacer turismo, y por la noche, la estructura se ilumina con bellos colores.

Oresundsbron, Dinamarca y Suecia

Una de las mayores obras de ingeniería moderna no solo por su longitud (16km en total, aunque el puente central mida solo 7845 metros) y un peso aproximado de 82 mil toneladas, sino también por las condiciones climáticas y los fuertes vientos del mar Báltico y del Norte. Un tramo comprende una isla artificial, otro un impresionante puente atirantado y otro un túnel submarino. Conecta Dinamarca y Suecia en uno de los puntos donde ambos están más cerca el uno del otro, y para ello hay dos líneas de tren y cuatro carriles para coches.

Fuente: La Vanguardia