Ada Hegerberg, no jugará el mundial por la desigualdad

Foto: Vegard Wivestad Grøtt / NTB scanpix

Ada Hegerberg, la ganadora del primer Balón de Oro del fútbol femenino, decidió no jugar el Mundial de Francia que comenzará en junio, en protesta por la desigualdad que aún existen entre hombres y mujeres en el fútbol de su país.

Hegerberg ya había renunciado al equipo nacional en 2017, pero se esperaba su regreso para lo que es sin dudas la mayor cita de su historia deportiva para este año tras su coronación. Sin embargo no volverá. Mantiene su reclamo: la igualdad de posibilidades en el fútbol de su país no es el mismo para hombres y mujeres.

En octubre de 2017, cuando la renuncia de Hegerberg ya era un hecho, las jugadoras del seleccionado nórdico lograron la paridad salarial respecto a sus pares del equipo masculino tras múltiples reclamos de las deportistas.

Tras esa resolución las futbolistas duplicaron el dinero del que disponen anualmente, pasando de un fondo global de 330 mil euros a 640 mil. De ese monto, 58 mil euros se toman de los ingresos comerciales de los jugadores de la selección masculina.

“No es todo el dinero. Se trata de la preparación, del profesionalismo, puntos muy claros que les presenté directamente a ellos cuando tomé mi decisión. El fútbol es el deporte más importante de Noruega para las niñas y lo ha sido durante años, pero las chicas no tienen las mismas oportunidades que los chicos”, dijo Ada a finales de 2018 en entrevista con la CNN.

Consolidada en el Olympique de Lyon

La futbolista noruega ha consolidado su carrera en el Olympique de Lyon, uno de los mejores equipos del mundo. En el club francés, la noruega logró siete títulos nacionales y tres Champions League en tan sólo cinco años.

Fue así que el pasado 3 de diciembre la futbolista noruega recibió el Balón de Oro a la mejor jugadora de fútbol de la temporada e hizo historia convirtiéndose en la primera mujer en protagonizar una de las galas que organiza cada año la revista France Football.

Al finalizar la noche, la noruega posó con su trofeo junto al mejor jugador masculino, Luka Modric, y al mejor juvenil sub-21, Kylian Mbappé aunque durante la ceremonia fue victima del sexismo.

¿Sabes perrear?, le preguntó el DJ Martin Solveig el animador de la gala del Balón de Oro 2018 proponiéndole a la mejor jugadora del mundo bailar twerking sobre el escenario. Esa propuesta fue considerada un acto de sexismo dado que no es un tipo de preguntas que le hagan por ejemplo a Lionel Messi y Cristiano Ronaldo.

Fuente: Ir21.com